El Animal Pólitico

Dice la RAE del Político:

  1. adj. Perteneciente o relativo a la doctrina política.
  2. adj. Perteneciente o relativo a la actividad política.
  3. adj. Dicho de una persona: Que interviene en las cosas del gobierno y negocios del Estado. U. t. c. s.

Conozco a bastante gente que lo único que quiere hace en su vida es “entrar en el partido”. Sea cual sea. Ser político de profesión. Puede que os parezca normal que alguien quiera estudiar ciencias políticas y meterse a “política” pero dejadme poneros un símil: mi vida es “ser empleado de empresa”.

Imaginaros que mi objetivo es ser empleado de una empresa, cualquiera. Y, en vez de coger una carrera como economía, administración de empresas o ingeniería, me pillo la carrera de “empleado”. Suena absurdo, ¿No?

Ser un empleado no es algo que se estudie. Es algo que se hace. Y se hace cuando se ha tenido experiencia laboral y conoces como funcionan las cosas dentro de una empresa y como va tu negocio, tu especialidad.

Sin embargo, “meterse en el partido” y conocer como funciona sus procesos y su cultura no te prepara para gobernar ni para tomar decisiones sobre la economía de un pueblo o sobre si se debe instalar unas tuberías de cobre o para saber si los presupuestos están bien hechos.

Lo cierto es que hay una clara disociación entre lo que hace el “político” y para lo que se prepara. En una empresa, el que toma la decisión de invertir o no en un proyecto es el Director financiero; mientras que en la adminsitración pública es uno “del partido” que es concejal de economía, pero que en la legislatura anterior era concejal de agricultura.

Esto no quiere decir que no vaya a saber nada de economía; simplemente constato que, lo que en la empresa se deja al especialista para aumentar la eficiencia, en la adminsitración pública se deja al “generalista”. Y, aunque el funcionario debería ser quien suple el conocimiento del político, éste último no tiene porque escucharle o hacerle caso. El político hará lo que sabe hacer, política; que no tiene porque coincidir con lo que necesita la comunidad.

Para mi este es uno de los mayores retos a los que se enfrenta la democracia moderna. Conseguir que los que nos gobiernen sepan de lo que hablan y lo que hacen.

Y es que, como dice el personaje Jack Ryan en el libro “Órdenes Ejecutivas” de Tom Clancy:

“No manden políticos al congreso, manden a gente que sabe lo que hay que hacer”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: