Día 2: Asakusa y Ueno

Hoy nos hemos levantado en Ikebukuro, donde durmimos ayer. La verdad es que el hotel fue mejor de lo que nos esperábamos y, a parte de un poquito de calor, todo fue bien. Después de desayunar en un restaurante “a la americana” (donde pude contemplar mi primer retrete japones), nos dirigimos directos a Ueno, desde donde empezamos a caminar direccion Asakusa.

Primero os voy a explicar cuales eran nuestros planes para hoy: primero, Asakusa (zona antigua y llena de templos), luego ir al Hostal donde nos íbamos a quedar definitivamente para hacer el Check-In; después, ir a Ueno y, finalmente, ir a la Universidad de Tokyo.

Así que el primer paso era ir a Asakusa, y por el camino fuimos a ver los barrios de Inaricho (conocido por la venta de productos religiosos) y de Kappabashi-dori (famoso por sus comidas de plástico y utensilios de cocina).
Nada más empezar a caminar pudimos ver nuestro primer santuario Shintoista y a la primera persona rezando. Estuvimos a punto de comprar algún talismán pero al final decidimos por esperar a otros templos. Después de éste, pudimos visitar muchos más santuarios y la verdad es que, hasta el santuario mas pequeño tiene su encanto.

Ya muy cerca de Asakusa, Borja me llamo la atención sobre lo que parecía un pequeño templo budista, pero, al acercarnos, resultó ser el “pedazo” templo budista. Era enorme y con un “Hall” amplísimo, todo con pan de oro. Como no venía en las guias y no había ningún folleto en inglés, preguntamos a una agradable señora quien llamo a un monje (primer monje que vimos) que nos contó que éste era el templo principal de una secta muy importante de Japón. Vamos, que tuvimos suerte de encontrarlo.

En el último tramo había tiendas de todo tipo; de comida de plástico, de comida (de dulces hechos en el momento), de quimonos, de espadas, de zapatos, de abanicos… Y tras dar unas vueltas por ellas, nos dirigimos hacia el Sennon-Ji o Asakusa Kannon. Este templo budista fue destruido en la II Guerra Mundial, pero ha sido reconstruidos recientemente. Estuvimos un buen rato en este complejo “templero”, visitando la págoda, el quemador de incienso, los vendedores de talismanes…

Tras “imbuirnos” de religión budista, fuimos a hacer el Check-in al hostal, el cual realizamos sin nungun problema. Pudimos conocer a dos de nuestros compañeros de habitacion, Axel y Alberic, ambos Franceses. Después de elegir cama y de deshacer un poco las maletas fuimos a comer por la zona. Hoy tocó Fideos de Soba, que nos han gustado mucho.

Con los estómagos llenos, nos dirimos hacia Ueno, y lo primero que vimos fue el magnifico parque al estilo central park. Como andabamos cortos de tiempo, fuimos directamente al museo de Tokyo (que cierra a las 17:00). Yo pagué como estudiante, aunque enseñé un carnet joven (¡aviso a navegantes!). Empezamos visitando el Pabellón Honkan, de arte japones y no nos dio tiempo a ver nada más. Salimos del museo y dimos una vuelta por el parque, viendo la pagoda y varios templos más.

Nuestra próxima parada era el Distrito Yanaka, donde aun se conservan mucha casas de la era Edo y hay un enorme cementerio. La zona es realmente bonita, con casas muy antiguas pegadas con modernas y con maquinas expendedoras por todas partes.

Estuvimos también entrando a varios templos, aunque en uno nos miraron muy mal. Al final nos metimos un poco y vimos que estaban en una ceremonia o reunion así que preferimos no molestar. Juzgando la situación a posteriori, yo creo que era alguna reunión de Yakuza o algo raro…

Despues fuimos a la Todai (universidad de Tokyo), la cual nos costo un poco encontrar. Al final tuvimos que preguntar a un policia que nos ayudo mucho. Ya en la entrada, la atravesamos como si fueramos unos alumnos más (escondiendo un poco la guía que llevabamos en las manos) y entramos en algunos edificios. Los edificios en general estaban muy mal conservados y la verdad es que esa parte de la universidad no nos gustó mucho. Tras unas vueltas preguntamos a un estudiante filipino donde podíamos encontrar la famosa torre del reloj que aparece en el manga Love Hina.

Pero como no podia ser de otra manera nos volvimos a perder a por el camino así que preguntamos a una segunda persona que nos acompañó hasta debajo del mismo. Finalmente, tras ver un poco más de la universidad (junto con la cafeteria) nos fuimos al hotel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: