Recetas Económicas (I): Laboral

Yo siempre he pensado que en política económica, como en casi todas las cosas de la vida, ya está todo inventado. Así que, voy a proponer aquí una serie de recetas para que España salga del atolladero donde está metida. No es una lista exhaustiva ni mucho menos, pero creo que si hiciésemos 1/10 de estas propuestas nuestra situación mejoraría sustancialmente.

La mayor parte de ellas se basan en el copia pega de políticas de otros países. Esto puede llevar a mucha gente a decir “Es que España no es Alemania”, “Lo que funciona en Dinamarca no funciona en España…” No estoy de acuerdo. Aunque hay diferencias culturales, creo que esos casos de “Eso no funcionaría en España” son simples casos de profecía autocumplida. El sentido común y las buenas políticas existen y, aunque deban ser adaptadas a la realidad de cada país, eso no significa que no puedan aplicarse.

Además, hay que aprender de los mejores, ¿No creéis?

 

Hoy voy a comenzar tocando el tema del trabajo, tanto desde el punto de vista del trabajador como del empresario. ¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra situación?

 

Laboral:

Existen muchos estudios en los que se presentan algunas posibles soluciones (como este o este otro). De entre todas las propuestas que he leído, me quedo con estas:

  • Modelo austriaco: De todos los aspectos del modelo, lo más favorable para la regulación laboral es que el fondo pertenece al empleado; es decir, si se va de la empresa, todo lo que ha ido acumulando se mueve con él a la siguiente empresa donde vaya. Esto favorece la Movilidad a la vez que reduce el salario real de los empleados ya que las empresas tendrán en cuenta este “sobresueldo” que tienen que disponer. Sin embargo, el efecto neto podría ser positivo si esto supusiese una bajada en las cuotas empresariales a la Seguridad Social.
  • Contrato unico creciente: Muy bien explicado en el enlace adjunto. El contrato temporal es una lacra social no porque lo sea en sí, sino porque se utiliza mal. Esto puede solucionarse de dos formas, vigilando más (lo que supone un mayor coste en cuanto a funcionarios e inspecciones) o unificar el contrato y hacerlo sostenible. Creo que la segunda opción es mejor ya que no aumentará los costes y favorecerá la contratación de los más jóvenes y los que empiezan el trabajo. Además, la ley debería permitir que las empresas y particulares pudiesen pactar indemnizaciones mayores (Por ejemplo, empezar en un tramo superior de los escalones).
  • Modificación de la negociación colectiva: La negociación colectiva, tal como se entiende en España, es una lacra. ¿Cómo es posible que los sindicatos y la patronal (que representan a una pequeñisima parte del tejido empresarial español) puedan decidir sobre todas las empresas del país? Esto genera una serie de ineficiencias que hacen que las pequeñas empresas tengan que sufrir mucho más de lo necesario para salir adelante, además de favorecer el trabajo sumergido. Una medida a considerar es que los acuerdos de empresa, ya sean convenios de empresa u otros acuerdos que se alcancen entre los empresarios y los comités de empresa o los delegados de personal, puedan prevalecer sobre los convenios de ámbito superior.
  • Otro opción, a parte de todas estas medidas, es la llamada “Flexiseguridad” que tan buenos resultados está teniendo en Dinamarca. La flexiguridad es la combinación de la flexibilidad para la empresa con la seguridad para el trabajador y con mucha intensidad en las políticas activas de empleo. En otras palabras, costes de despido bajos y protección por desempleo alta. La idea es que lo que funciona es proteger al trabajador, no necesariamente el puesto de trabajo.

 

Emprendedores:

En este articulo de Jesus Encinar (fundador de Idealista) podemos ver muchas buenas propuesta; yo me quedo con estas:

  • Fácil crear nuevas empresas: Aunque la mal llamada “Ley de Economía Sostenible” ha modificado algo, aun queda mucho trabajo por hacer. Concretamente, deberíamos copiar las legislaciones de aquellos paises que siempre están arriba en el Ranking de creación de empresas, como Singapur, Australia o Nueva Zelanda. Esto añadiría flexibilidad a nuestro sistema.
  • Autónomos sin cuota: Además de facilitar la creación de empresas, se debe promocionar la figura del autónomo. Aunque una de las mayores quejas es la falta de protección social que tienen, mucho más grave es la necesidad de que cualquier autónomo, para poder operar, se tiene que dar de alta a la seguridad social y empezar a pagar casi 250€ al mes, ya tenga beneficios o no, o incluso sin tener ingresos. Esto lo único que hace es favorecer el trabajo sumergido. Una posibilidad sería permitir a cualquier autónomo conseguir un nº de CIF y la posibilidad de cargar IVA de forma sencilla y casi gratuita (por ejemplo, una tasa fija para darse de alta en autónomos).
  • Reducción de costes de seguridad social: Aunque mucha gente no lo sabe, lo que se ingresa en el banco no es todo lo que la empresa paga por nosotros. Es más, ni siquiera lo que vemos en nuestra nómina bruta lo es. La empresa, además de nuestra nómina, tiene que pagar al estado las cuotas de seguridad social, que suelen ser más o menos el doble de lo que pagamos cada uno. Es decir, si tu en tu nómina estás pagando 200€ a la SS, tu empresa, además de tu nómina al completo, está pagando otros 400€ a la SS que tu nunca verás. Esto supone que el coste de contratación “oculto” de las empresas sea mayor que el pensado. Si se estableciese el fondo austriaco y se modificasen algunos aspectos de la sanidad y de las pensiones, estas cuotas podrían reducirse para incentivar la contratación (baja el coste de contratación, pero sin que los salarios reales lo noten)
  • Facilitación de capitalización del paro: Otra opción poco conocida por los Españoles es la capitalización del despido, que permite a los empleados que fueron despedidos y con derecho al paro a que le paguen todo el paro que se le debe (por ejemplo, dos años enteros), de una sola vez para poder fundar una empresa. Ahora mismo esta es una opción que solo se permite a los despedidos, pero creo que sería bueno permitirla también a aquellos que decidieron salirse de la empresa de forma voluntaria (aunque obviamente, no obtendrían tanta cantidad como los que sí tienen derecho al paro).
Próximamente publicaré mis opiniones acerca de la sanidad, el mercado inmobiliario y el sistema de Pensiones. ¡Espero que os guste!

 

 

4 responses to this post.

  1. […] con la serie de recetas económicas, de las que ya hablé aquí y aquí. Esta vez, hablaremos sobre el sistema inmobiliario Español y como podríamos afrontar un […]

    Responder

  2. […] con la serie de recetas económicas, de las que ya hablé aquí, aquí y aquí. Esta vez, hablaremos sobre nuestro sistema sanitario, el cual, a pesar de […]

    Responder

  3. oye, me gustan mucho tus recetas economicas.
    He llegado aqui para obtener informacion sobre la realidad del modelo sueco ( han disminuido su estado del bienestar, y la gente no lo sabe)
    te dejo mis blogs y paginas por si te interesan
    http://tipounico.blogspot.com
    http://demileuristaamillonario.com

    Responder

  4. Muchas gracias por tus palabras! Quizás te interese saber que tengo un nuevo blog que habla sobre temas parecidos a los tuyos, http://www.thinkingrich.es.

    Me pasaré por tu página! Un saludo

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: