Archive for the ‘Lectura Ultra-Rápida’ Category

Lectura Ultra-Rápida (Parte II): Técnicas de Lectura

Para ver más artículos sobre la Lectura Ultra-Rápida, pincha ¡Aqui!

Quiero empezar estas entradas sobre lectura rápida con los más jugoso. Así es, ¿Cómo conseguir duplicar en dos minutos tu velocidad de lectura? Para conseguir esto, solo hace falta unos pequeños cambios en nuestros hábitos de lectura.

Primero: Leer grupos de palabras:

La mayor parte de la gente, cuando lee, lo hace de forma lineal. Sus ojos se enfocan en la primera letra de una línea y van poco a poco, a lo largo de la línea. Esto es incorrecto.
Debeís hacer un esfuerzo y leer palabras y grupos de palabras. Para esto, deberéis hacer uso de la vista periférica, haciendo “saltos” en cada línea. Mucha gente utiliza su dedo o un boli para ayudarse visualmente a hacer esto, aunque, personalmente, solo me produce incomodidad y no lo utilizo.
Estos pequeños saltos en cada línea te permiten centrar tu vista en grupos de 2 o tres palabras cada vez y aumenta muchísimo tu velocidad.

Segundo: Enfocar los ojos en la tercera palabra de cada línea

Comienza cada línea centrando tu vista en la tercera palabra desde la primera palabra de cada línea y termina cada línea centrándote en la tercera palabra desde la última. Esto hace uso de tu visión periférica, para que no se malgaste en los márgenes de la página. Por ejemplo, mirad el texto siguiente:

“Por naturaleza, el ser humano es vago e impaciente, ignoradle”

Una vez que te sientas cómodo haciendo esto, intenta reducir al máximo los “saltos” en cada línea. En un libro normal, lo ideal sería hacer dos saltos. En una revista o periódico, con columnas, deberías hacer un solo “salto” por línea (incluso podrías fijarte en dos líneas a la vez, con práctica).

Tercero: Evita al hombrecito hablando en tu cabeza

Muchas personas, al leer, repiten en su cabeza, con palabras todo el contenido. Esto no solo evita que aumentes tu velocidad, sino que además no es lógico.
Cuando conducimos o hacemos algo que requiera una habilidad, no pensamos en palabras todas nuestras acciones. Esto se debe a que pensamos (o deberíamos pensar) mucho más rápido de lo que hablamos. Por eso, al leer, no tenemos que oir las palabras en nuestra cabeza; sino que debemos esforzarnos por crear imágenes del texto que leemos. Por ejemplo, si leemos

“Aquella mujer, de tez oscura, se acerco a mi ondeando su revelador vestido rojo”

Que creéis que es más rápido, ¿oir las palabras o crearnos la imagen? Esta parte requiere más práctica que las demás, pero tenéis que intentar visualizar las palabras.

Esto es todo por hoy. En próximas entradas iré explicando más trucos y consejos para aumentar tu velocidad de lectura extraordinariamente.

Encuentra todos los posts relacionados con el tema, aqui.


Lectura Ultra-Rápida (Parte 1,5): Como medir el progreso

Para ver más artículos sobre la Lectura Ultra-Rápida, pincha ¡Aqui!

Antes de empezar con los consejos, es muy importante que planeemos como vamos a medir el progreso.

Lo principal y más importante es escoger un libro concreto. Valdrá cualquier que sea de no-ficción (nada de novelas!) y que trate de un tema que conozcamos bien. Puede ser un libro de historia de Primaria, o un libro sobre Madrid… Lo que sea.

Después, deberemos mirar las “palabras por hoja” del libro, para poder medir nuestra velocidad en “palabras por minuto”. Para esto, debemos:

  1. Escoger una hija cualquiera del libro (que no sea la primera página de un tema, o una con epígrafes grandes)
  2. Cuenta las palabras de 5 líneas.
  3. Divide ese número por 5, dándote el número medio de palabras por línea.
  4. Cuenta las líneas que tiene la página
  5. Finalmente, multiplica el número medio de palabras por línea por el número de líneas, dándote el “Numero de palabras por hoja”

Este número no tiene que ser exacto.

Se trata de una aproximación así que no os preocupéis demasiado.

Encuentra todos los posts relacionados con el tema, aqui.


Lectura Ultra-rápida (Parte I)

Para ver más artículos sobre la Lectura Ultra-Rápida, pincha ¡Aqui!

Siento no haber escrito casi nada esta semana… simplemente no me he sentido motivado para escribir sobre lo que tenía que escribir (tengo una entrada pendiente sobre una charla de Morgan Stanley).
Hoy, sin embargo, voy a escribir sobre un tema concreto. Sobre la lectura ultra-rápida. Llevo bastante tiempo jugueteando con ella, pero no ha sido hasta este fin de semana cuando me he puesto a aprenderla en serio.

¿Que es la lectura ultra-rápida? Las personas normales suelen leer entre 150-300 palabras por minuto. Y las personas que leen de forma ultrarápida leen unas 800+ palabras por minuto. La mejora, como podeís entender, es apreciable.

Desde pequeño siempre he sido un lector muy rápido. Recuerdo que en 6º de primaria, cuando nos hicieron la primera prueba de velocidad de lectura, yo tuve la puntuación más alta del colegio, con 380 palabras por minuto (por supuesto, luego había que responder a unas preguntas sobre el texto, y las hice todas bien). Pero desde hace tiempo estoy luchando para aumentar esas palabras por minuto. Hoy día, estoy cerca de las 1000 palabras por minuto, aunque depende del tema que lea (la razón de esto la explicaré más adelante).

¿Cuales son los beneficios? Pues los beneficios deberían ser claros, pero los voy a explicar aquí para que queden claros:

  • Tardas menos tiempo en leer periódicos, revistas y cualquier tema de no-ficción
  • Este tiempo extra lo puedes utilizar en leer más o en utilizar tu tiempo libre en otras cosas.
  • Mejora tu comprensión de la materia (en efecto, leer más rápido supone entender mejor. ¿Parece contradictorio? Pues no lo es.

¿Cuales son las principales barreras?

La mayor parte de la gente, en cuanto le hablo de esto, me mira extrañado. Piensan que ese incremento de velocidad tiene que suponer o que no entiendo lo que leo o que no “disfruto” de la lectura. Ambas pre-concepciones están equivocadas.

La verdadera barrera al aprendizaje de la lectura ultra-rápida es que realmente deberíamos llamarla “lectura inteligente“, y a mucha gente le da pereza ponerse a leer inteligentemente.

Esto se debe a que, para poder leer rápidamente, uno ha tenido que llevar a cabo una preparación previa, una preparación que puede ser de 15-20 minutos en un libro de 300 páginas. Esto lo explicaré más adelante.

En definitiva, cualquiera puede aprender a leer mucho más rápido. Solo necesita esfuerzo y concentración.

En entradas futuras iré explicando los trucos que más útiles me han parecido. Y también os dejo aquí un pequeño compendio de los libros o recursos (la mayoría en inglés, desgraciadamente la mayoría no se han traducido al español) para que los que estén interesados puedan empezar:

Encuentra todos los posts relacionados con el tema, aqui.